lunes 17 de diciembre de 2018

Mapa Web

Ir al contenido ↓

Ayuntamiento de Huévar del Aljarafe


Agenda

Diciembre
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

No hay eventos previstos para las próximas fechas.

Teléfonos

112 - Emergencias

061 - Urgencias Sanitarias

085 - Bomberos

091 - Policía Nacional

Ver directorio completo

Situación actual: Inicio Servicios Municipales Policía Local Consejos → Incendios

Incendios

FAQ

Elementos de protección contra incendios

Todos los elementos de protección deben ser revisados periódicamente:

  • Manguera corriente de jardín, suficientemente larga como para acceder a cualquier lugar de la casa, conectada permanentemente a una canilla de agua. Recuerda no echar agua sobre elementos conectados a tensión eléctrica.
  • Extintores adecuados y suficientes. Ubicados cerca de la puerta y no demasiado alto para que no sea arriesgado utilizarlos. Todos deben saber cómo utilizarlos. Para una vivienda, el extintor más adecuado es el de polvo de 3 o de 5 kg.
  • Detectores de humo instalados de acuerdo a las instrucciones del fabricante
  • Es importante que las casas cuenten con dos vías de evacuación
  • Instala luces de emergencia en las vías de salida al exterior
  • Estudia un plan de evacuación para salir de tu casa en caso de incendio, por trayectos seguros utilizando medios especiales (sistemas de evacuación comercializados, escaleras, cuerdas).
  • Las protecciones contra robo para las ventanas pueden convertirse en trampas mortales en caso de incendio, intenta que sean construidas de tal manera que se puedan abrir desde dentro de la casa.

TIPOS DE INCENDIOS

  1. Los producidos por materiales sólidos como papel, madera, fibras y, en general, todos aquellos que durante su ignición producen brasas y que, como residuo de esa ignición, dejan ceniza. Los materiales productores de este apartado se caracterizan por no tener desprendimientos de gases o vapores en su presentación natural.
  2. Los producidos por gases, líquidos o sólidos inflamables; para los últimos es condición esencial el que tengan desprendimientos de gases, vapores o partículas, en su estado original.
  3. Los que tienen su origen en equipos, dispositivos o conductores eléctricos. En este caso en que se denominan fuegos eléctricos, en realidad son fuegos, que aunque producidos por la electricidad al originar calentamientos, se producen en los materiales aislantes y no en los conductores. La electricidad, en sentido estricto, no produce fuegos; produce chispas o torna a los materiales en ígneos pero sin inflamarlos o sin ponerlos en estado de combustión.
  4. Los que tienen su origen en cierto tipo de metales combustibles, tales como el zinc en polvo, el aluminio en polvo, el magnesio, el litio, el sodio, el potasio, el titanio...

¿Cómo se originan los incendios en casa?

Muchas veces la causa del incendio está en la deficiente instalación eléctrica, o es ajena a los inquilinos, pero muchas otras, son precisamente éstos los que, por negligencia o accidente, hacen surgir las llamas. Si se conociese el peligro de algunas de las actividades que se llevan a cabo en el hogar, como fumar en la cama, descuidar la sartén al fuego, dejar encendedores al alcance de los niños, depositar las colillas sin apagar previamente en agua...  desde luego no habría cifras tan escalofriantes.

¿Cómo se originan los incendios en los bosques?

La mayor parte de los incendios forestales se deben a descuidos humanos o son provocados. Son comparativamente pocos los incendios originados por los rayos. Las condiciones climatológicas influyen en la susceptibilidad que un área determinada presenta frente al fuego; factores como la temperatura, la humedad y la pluviosidad determinan la velocidad y el grado al que se seca el material inflamable y, por tanto, la combustibilidad del bosque. El viento tiende a acelerar la desecación y a aumentar la gravedad de los incendios avivando la combustión. La supresión total de los incendios puede producir cambios indeseables en los patrones de vegetación y puede permitir la acumulación de materiales combustibles, aumentando las posibilidades de que se produzcan incendios catastróficos. En algunos parques y reservas naturales, donde el objetivo es mantener las condiciones naturales, normalmente se deja que los incendios provocados por los rayos sigan su curso bajo una meticulosa vigilancia.

¿Estás preparado para un incendio en casa?

Protege tu hogar contra incendios.

  • Los detectores de humo salvan vidas. Instala un detector de humo en las salidas de cada dormitorio y otro más en cada planta de su hogar.
  • Si duermes con las puertas cerradas, también instala detectores de humo en los dormitorios.
  • Aprieta el botón de prueba una vez al mes para comprobar el funcionamiento de cada detector. Si es necesario, cambia las pilas inmediatamente. Las pilas deben ser cambiadas, como mínimo, una vez al año.
  • Limpia el polvo y aspira las telarañas de cada detector mensualmente
  • Limpia el polvo y aspira las telarañas de cada detector mensualmente.
  • Considera tener uno o más extintores de incendios en tu vivienda. Obtén adiestramiento en tu departamento de bomberos sobre cómo usarlos.
  • Los detectores pierden la resistencia con el tiempo. 
  • Reemplázalos cada 10 años.
  • Piensa en instalar un sistema de aspersión automática contra incendios en tu vivienda.
  • Planifica tus rutas de salida
  • Identifica al menos dos formas de abandonar cada sala de tu casa.
  • Piensa en disponer de escaleras de emergencia para los dormitorios de la segunda o la tercera planta. Aprende a usarlas y colócalas cerca de las ventanas.
  • Selecciona un lugar fuera de tu casa donde todos puedan reunirse después de salir.
  • Ensaya el plan de salida como mínimo dos veces al año
  • Sal ileso
  • Una vez fuera, ¡Quédate fuera! Llama al Departamento de Bomberos desde la casa del  vecino
  • Si observas humo o llamas en tu primera ruta de salida, usa tu segunda ruta para salir. Si debes atravesar el humo, acuclíllate por debajo del humo mientras te diriges a la salida
  • Si tienes que salir por una puerta cerrada, palpa la puerta antes de abrirla. Si notas que está caliente, usa tu segunda ruta de salida
  • Si tienes que salir por una puerta cerrada, palpa la puerta antes de abrirla. Si notas que está caliente, usa tu segunda ruta de salida.
  • Si el humo, el calor, o las llamas bloquean tu ruta de salida, quédate en la
  • Si el humo, el calor, o las llamas bloquean tu ruta de salida, quédate en la sala en que estés y cierra la puerta. Envía señales de auxilio usando un trozo de tela de colores llamativos desde la ventana. Si hay un teléfono en la sala, utilízalo para llamar al departamento de bomberos y decirles dónde te encuentras.

¿Estás preparado para un incendio en el bosque?

En épocas de riesgo de incendio, para adentrarte en el monte es necesario conocer bien el terreno, las vías de comunicación y caminos alternativos y procurar caminar siempre por zonas de gran visibilidad.

Si te encuentras en las proximidades de un incendio:

  • Trata de alejarte por las zonas laterales del incendio y más desprovistas de  vegetación
  • Recuerda que un cambio en la dirección del viento puede hacer que el fuego te rodee. Por tanto, ves siempre en sentido contrario a la dirección del viento
  • Procura no dirigirte hacia barrancos u hondonadas y no intentes escapar ladera arriba cuando el fuego ascienda por ella

Para evitar un incendio en casa

  • Mantén los fósforos y encendedores fuera del alcance de los niños.
  • No permitas que enciendan fuegos ni hogueras.
  • No los dejes solos si en la casa hay artefactos encendidos.
  • Los objetos que pueden encenderse (cortinas, paños, guantes para asaderas, envases de alimentos, botellas de aceite, utensilios de plástico, aerosoles) deben colocarse siempre a una distancia segura de las fuentes de calor (cocina, horno, tostador, cafeteras, etc.). Recuerda que las corrientes de aire avivan el fuego y también pueden, por ejemplo, mover las cortinas u otros elementos hacia el fuego
  • No coloques objetos (en estantes o ganchos) arriba de las fuentes de calor aunque sean incombustibles, ya que al tratar de tomarlos, podría encenderse la ropa
  • Si una sartén con aceite o grasa se inflama, no intentes apagarla con agua, cúbrela con una tapa y deja que se enfríe.
  • Si huele a gas, no toques los interruptores eléctricos (ni para encender ni para apagar) ni enciendas llama alguna. Ventila inmediatamente y llama a un experto o a los bomberos
  • No dejes colillas encendidas
  • No fumes en la cama.
  • Moja el contenido de los ceniceros antes de vaciarlos.
  • Nunca dejes desatendido el fuego de la chimenea, y asegúrate de que está completamente extinguido antes de salir de casa o de irte a la cama
  • No enciendas nada más que leña en la chimenea. El papel y otros materiales pueden escaparse mientras se queman y prender fuego a los objetos de alrededor.

Para evitar un incendio en el bosque

  • No enciendas hogueras al aire libre
  • Si has de encender un fogón, hazlo en los lugares especialmente autorizados y señalizados, a cubierto de vientos de mediana a gran intensidad, limpiando el suelo de toda vegetación en un diámetro de 5 metros, rodeando el mismo con piedras
  • Si no estás cerca de un curso de agua, mantén siempre un recipiente con agua cerca del fogón para casos de emergencia
  • Cuando te retires del campamento, apaga bien el fogón recubriendo con arena, agua o tierra.
  • Verifica que no queden brasas o leños encendidos
  • No tires colillas o fósforos encendidos cuando transites por el campo y menos aún si viajas en un vehículo. Usa los ceniceros del vehículo.
  • Jamás tires vidrios, plásticos o papeles. Lleva siempre contigo una bolsa donde recoger los residuos
  • Evita abandonar cualquier desperdicio o basura, pues además de estar contaminando la zona, algunos de estos residuos podrían actuar como desencadenantes del fuego
  • Recoge todos los residuos combustibles y deposítalos en un lugar adecuado a tales fines.

¿Que debemos hacer si hay un incendio en casa?

Lo primero que debes hacer es:

  • Llama a los bomberos o encarga a alguien que lo haga, lo antes posible.
  • Actúa con la máxima rapidez.
  • Mantén la calma en todo momento.
  • No grites ni provoques el pánico en los demás.

Llamar a los bomberos

La persona que llame a los bomberos debe hablar con tranquilidad y brevemente, aportando los siguientes datos:

  • Dirección exacta.
  • Qué está ardiendo y dónde.
  • Cuántas personas están en peligro.
  • En general te pedirán el numero de teléfono desde donde llamas para comprobar y pedirte más datos una vez que se ordene la salida de los bomberos.

Mientras llegan los bomberos

  • En caso de incendio, abandona de inmediato el lugar. Si no puedes salir por la puerta y no hay riesgo, intenta salir por la ventana.
  • Sal rápidamente y sin entretenerte en recoger nada.
  • Asegúrate de que los niños hayan salido (cuando están asustados pueden esconderse en los sitios más insospechados como dentro de armarios, debajo de muebles o de camas). No pierdas tiempo en buscar el juguete preferido o la mascota. Tampoco vuelvas a hacerlo cuando hayas salido del incendio.
  • Ayuda a salir a las personas ancianas, enfermas o discapacitadas.
  • Recuerda que el fuego, el humo y los gases tóxicos siempre tienden a subir. Aunque estés lejos de las llamas, protégete del humo y de los gases que son mas peligrosos que el fuego. Nunca intentes cruzar a través del humo, cerca del suelo habrá aire respirable. Arrástrate debajo del humo, manteniendo tu cabeza a una distancia de 30 a 60 centímetros del fuego y tapa con un pañuelo la boca y la nariz.
  • Cierra puertas y ventanas sin llave ni trancas, para aislar el fuego. La mayoría de la gente reacciona ante el fuego abriendo (en lugar de cerrando) con lo que se crean corrientes de aire que avivan el incendio.
  • En edificios, no uses los ascensores.
  • No utilices las escaleras si el humo las ha invadido.
  • Transita pegado a las paredes, nunca por el centro de las habitaciones.
  • No abras puertas cuya superficie esté caliente. En todo caso, para abrir una puerta protégete con la pared lateral.
  • Una vez que hayas salido, no regreses al lugar del incendio hasta que sea autorizado por los bomberos.

Si te encuentras atrapado en una habitación

  • Cubre las rendijas por donde pueda entrar el humo, con trapos, de ser posible húmedos. Si en la habitación hay rejillas de aire acondicionado, cúbrelas también.
  • Separa todo material combustible de la puerta y mójalo si te es posible.
  • Hazte ver a través de los cristales.
  • No abras las ventanas para no crear corrientes de aire. Sólo cuando estés seguro de que es imprescindible para que te vean, abre y saca el mayor trapo que encuentres y agítalo hasta que alguien lo vea, cierra la ventana y espera a ser rescatado tumbado en el suelo.

Si quedas atrapado en un departamento sin poder salir por la escalera

  • Dirígete a la habitación que dé a la calle más ancha y cierra todas las puertas y ventanas.
  • Si no puedes llegar a una habitación exterior, escoge la que dé al patio de mayores dimensiones.

Si se prende una persona

  • No permitas que corra.
  • Haz que se detenga, que se tire al suelo y que ruede, cubriéndose la cara con las manos. Esto se llama "detenerse, caer y rodar". También puedes cubrirla con una manta o similar, apretando el tejido sobre el cuerpo para apagar las llamas.
  • Una vez apagadas las llamas no intentes quitarle las ropas quemadas, le arrancarías la piel pegada a ellas.
  • Si se prenden tus propias ropas haz lo mismo: no corras, tírate al suelo y rueda sobre tí mismo, cubriéndote la cara con las manos.                                         

¿Que hacer en caso de quemaduras?

  • Refrescar la zona quemada poniéndola bajo un chorro de agua fría por lo menos durante 20 minutos, esto evita la aparición de ampollas y alivia el dolor. Si la quemadura es extensa no es recomendable el enfriamiento con agua fría por una posible hipotermia.
  • Retirar anillos, relojes, pulseras... para evitar que se estrangule la zona a consecuencia del hinchazón que se producirá.
  • Retirar la ropa quemada salvo si está adherida a la piel.
  • Limpieza cuidadosa con solución jabonosa. Mantener la máxima esterilidad posible.
  • No se deben pinchar ni romper las ampollas.
  • Cubrir la zona quemada con gasas estériles o en su defecto con paños muy limpios.
  • Cubrir a la víctima con una manta para evitar que pierda calor en exceso.
  • No vendar superficies quemada juntas, por ejemplo los dedos, por peligro de que al cicatrizar se queden pegadas.
  • Trasladar a un centro médico

Tipos de quemaduras

  • Quemaduras por calor: son las provocadas por el contacto directo de una parte del cuerpo con el fuego. Son las más habituales. Este tipo de quemaduras produce el enrojecimiento de la piel o ampollas.
  • Quemaduras químicas: son las producidas por productos químicos o de tipo corrosivo. Las lesiones son parecidas a las producidas por el calor aunque la acción corrosiva se prolonga mientras queden restos de producto en la zona alcanzada, éstas varían desde el enrojecimiento hasta la destrucción de los tejidos.
  • Quemaduras eléctricas: son las producidas en nuestro organismo por el paso de la corriente desde el cable hasta la tierra, puede alterar el ritmo cardiaco, causar incluso su parada (electrocución). Las lesiones por este tipo de quemaduras hace que sean distintas en el punto de entrada (costra seca y dura) de las producidas en el punto de salida (blandas). La corriente eléctrica entra en el cuerpo y viaja a lo largo del camino de menor resistencia (los nervios, los vasos sanguíneos) quemándolos y destruyéndolos. La corriente sale por donde el cuerpo toca el suelo o una superficie metálica.

Grado de las quemaduras

  • Primer grado: afectan a la epidermis, la lesión característica es el enrojecimiento de la zona afectada, son dolorosas, hay inflamación en la zona y se curan en 48 horas aproximadamente.
  • Segundo grado: pueden ser dérmicas superficial (afectan a la epidermis y al tercio superior de la dermis, se caracterizan por la aparición de ampollas y  una coloración rojiza brillante, se curan espontáneamente y son muy dolorosas) y dérmicas profundas (que afectan a la totalidad de la dermis, se caracterizan por la aparición de ampollas de coloración blanca-rosada y son poco dolorosas).
  • Tercer grado: afectan a todas las capas de la piel (epidermis, dermis e hipodermis) e incluso pueden llegar a afectar a músculos, nervios, vasos sanguíneos... Su aspecto irá desde costra blanca y seca hasta color negruzco. No son dolorosas.

23 consejos para evitar los incendios en el hogar

Todos sabemos que la mejor manera de luchar contra el fuego es que este no se produzca. Sin embargo la mayoría de veces olvidamos la adopción de medidas necesarias para evitarlo. Los 23 consejos que detallamos a continuación pretenden servir de recordatorio y tratar de evitar una situación de riesgo de incendio.

  1. No ponga prendas a secar cerca de estufas o radiadores eléctricos.
  2. No coloque estufas o braseros cerca de muebles o cortinas.
  3. No olvide desenchufar la plancha cuando llamen a la puerta o atienda el teléfono.
  4. Si está cocinando, apague el fuego cuando llamen a la puerta o atienda el teléfono.
  5. No lleve vestidos con manga ancha cuando este cocinando.
  6. Apague la campana extractora ante la posibilidad de que se pueda propagar el fuego.
  7. Evite las corrientes de aire al cocinar, ya que pueden apagar la llama y seguir saliendo gas.
  8. No sobrecargue la instalación eléctrica, puede provocar un cortocircuito.
  9. No manipule aparatos eléctricos con el suelo mojado.
  10. No utilice nunca agua para apagar un fuego eléctrico.
  11. No manipule aerosoles ni líquidos inflamables cerca de una fuente de calor.
  12. No almacene en líquidos inflamables ni aerosoles.
  13. No tenga en casa más botellas de gas de las necesarias.
  14. Ante la sospecha de una fuga de gas no encienda la luz ni use encendedores.
  15. Respete los conductos legales de ventilación para airear fugas accidentales de gas.
  16. Si prende la sartén, utilice una tapadera o trapo húmedo para apagarla. No utilice nunca agua.
  17. Deje los cigarrillos, colillas y cerillas en los ceniceros adecuados. Nunca las tire a la basura o papelera.
  18. No vacíe los ceniceros sin percatarse que no prende nada.
  19. No fume en la cama.
  20. No permita que los niños jueguen con cerillas o encendedores.
  21. Si se ausenta de su domicilio, cierre la llave de paso.
  22. Realice siempre las revisiones legales.
  23. En caso de siniestro mantenga la calma.

Ir al comienzo de la página ↑

Colofón

Huévar del Aljarafe
Teléfono: 954 757 075 Telefax: 954 756 640 CIF: P4105100D Contactar
Portal desarrollado por INPRO